¿QUIERES LEER "EL SECRETO DE OLI" TOTALMENTE GRATIS? 

MISERY

Misery Chastain ha muerto. Paul Sheldon la ha matado. Con alivio y hasta con alegría. Misery lo ha hecho rico. Porque Misery es la heroína que ha protagonizado sus exitosos libros.


Paul quiere volver a escribir. Algo diferente, algo auténtico. Pero entonces sufre un accidente y despierta inmóvil y atravesado por el dolor en una cama que no es la suya, tampoco la de un hospital.


Annie Wilkes lo ha recogido y lo ha traído a su remota casa de la montaña. La buena noticia es que Annie había sido enfermera y tiene medicamentos analgésicos. La mala es que ha sido durante mucho tiempo la fan número uno de Paul. Y cuando descubre lo que le ha hecho a Misery Chastain, no le gusta. No le gusta en absoluto.


Antes, Paul Sheldon escribía para ganarse la vida.

Ahora, Paul Sheldon escribe para sobrevivir.


FICHA TÉCNICA


EDITORIAL: DEBOLSILLO

TÍTULO: Misery

AUTOR: Stephen King

Nº DE PÁGINAS: 320

PUBLICACIÓN: 1987

LINK DE AMAZON: Comprar





















OPINIÓN:


Paul Sheldon ha sido secuestrado por su admiradora número uno. Paul Sheldon está jodido. Paul Sheldon eres tú.


Cuando, ya en la primera página del libro, el escritor Paul Sheldon despierta con fuertes dolores en una cama desconocida, ya sospeché que sería un viaje movido. “Un libro sobre una tortura. Bien”, pensé. Pero entonces fui conociendo a Annie Wilkes, la pajarraca más odiosa y terrorífica que he conocido últimamente dentro de un libro. No es el típico villano que quiere dominar el mundo o robar un banco. No. La buena de Annie está loca, chiflada. Le faltan varios tornillos y es algo que King te dice desde casi el principio. Solo que, una cosa es saberlo, y otra presenciarlo.


En torno a la página ochenta, la historia ya podía haber terminado y estaríamos hablando de una obra maestra igualmente. En otras palabras, Misery es una novela que te sumerge en agua helada en la primera página y no te suelta ni para dar una bocanada de aire. Y esas ochenta primeras páginas no son más que un aperitivo de lo que viene después. La tortura se vuelve inaguantable, hasta el punto de que, en ciertos pasajes, sentí hormigueos incómodos en mis propias extremidades.


Pero Misery no es solo un libro sobre la tortura que una loca ejerce sobre un escritor de ficción. También es la lucha que los autores libramos internamente por superarnos. Por no caer en la autocomplacencia y luchar contra la comodidad para escribir la mejor novela de nuestras vidas, aunque muchas veces no nos apetezca. King nos dice que todos tenemos una Annie Wilkes dentro que nos machaca y nos obliga a escribir lo mejor que seamos capaces. El siguiente extracto de la novela es un buen ejemplo de cómo nos sentimos los escritores al terminar una novela, narrado por el propio Paul Sheldon:



Solo me queda hablar del desenlace. La lucha sin cuartel entre Sheldon y Wilkes. Una encarnizada pelea a vida o muerte durante la que hice rechinar mis dientes y apreté los puños como si estuviese en la piel del mismo Paul. ¿He dicho ya que en esta novela me he sentido muy identificado con el protagonista? Una experiencia increíble de la mano de mi adorado Stephen King, quien, leído Misery, parece mentira que escribiera algo tan mediocre como El Visitante.


LO QUE MÁS ME HA GUSTADO:

  • El realismo de las escenas violentas. King hizo que las sintiera en mis carnes.

  • El personaje de Wilkes. Uno de los más grandes villanos que he tenido el placer de (odiar) leer.

  • Como escritor, las referencias que Paul Sheldon va dejando respecto al oficio de la escritura son perlas de un valor mayúsculo.



LO QUE MENOS ME HA GUSTADO:

  • El anticlímax es previsible. Por un instante pensé que todo iba a dar la vuelta y me iba a explotar la cabeza, pero finalmente no fue así y todo terminó según lo previsto. En mi mente, la historia tiene un final alternativo que habría sido la bomba. Quizá lo utilice en alguna de mis futuras novelas ;-)


#reseña #review #Misery #StephenKing #AnnieWilkes #book #reading #Suspense #Thriller

25 vistas